Tuesday, February 21, 2006

REVELACIONES LITERARIAS
EL MUNDO DE LA NOVELA
Los que hemos inentado alguna vez escribir una novela sabemos de la larga lucha. Hay, naturalmente, muchos y diferentes métodos y como en todo en la vida, cada maestro tiene su "librito". Sin embargo, los problemas van más allá de lo puramente literario, porque la novela no es una narración cualquiera, sino un mundo cerrado con todos los elementos que el mundo real tiene, agregados al mundo imaginario.
Bien pudo ser por ello un arte primario. Una sociedad que apenas comienza a descubrir el lenguaje no tiene conciencia de que se puede fabular, aunque precisamente, tenga que recurrir a la fábula para poder decirle a los demás cómo se ha originado el mundo y como ha surgido la vida en el planeta.
El autor de esta novela fantástica tiene un rol en la comunidad donde ha surgido, será el Sacerdote. Para convencer a la tribu debe seguir mintiendo, debe señalar que eso que él ha imaginado lo recibió directamente del creador. Es un medium entre Dios y los hombres.
Así la mayoría creerá en él. Creerá lo que dice por fabuloso que parezca. Contando con la confianza de la tribu seguirá imaginando para calmar las angustias y las necesidades que no son puramente físicas. Y lo que le llega a su pensamiento dirá y creerá que es dictado por el Creador.
Pero otros también tendrán fantasías y hablarán de otros dioses o diosas y así, poco a poco, aparece toda una teogonía. Son personajes. Son los primeros personajes inventados por los hombres, y habrán historias y tramas imaginarias. Luego lo perpetuarán en libros y estos serán las primeras novelas. Pero nadie las llamará así, porque son sagradas.

Hemos olvidado ese origen mágico de la novela. Las religiones nos han hecho olvidar este fenómeno.